Consigue tu hipoteca con las mejores condiciones, sin moverte de casa

Nuestros expertos asesores negocian con las entidades de crédito para conseguir la hipoteca que mejor se adapte a ti. Dinos lo que estás buscando:

Comparador hipotecas

Tipo de hipotecas en el mercado. Cómo y qué comparar...

¿Para qué sirve un comparador de hipotecas?

Comprar una vivienda es una de las decisiones más importantes en la vida de cualquier consumidor, al menos en lo que respecta al plano económico. Por tanto, antes de dar el paso, es importante que analices detalladamente las ofertas que tienes a tu disposición. A priori, esta tarea puede resultar muy complicada porque te obligará a analizar una gran cantidad de información que, en ocasiones, no es sencilla de entender. Para ayudarte, ponemos a tu disposición un comparador de hipotecas que te acompañará en todo el proceso: desde que empiezas a comparar ofertas, hasta que decides contratar la que mejor se adapta a tu perfil.

Para utilizar nuestro comparador de hipotecas, tan solo tendrás que introducir unos datos muy sencillos, como la cantidad que quieres solicitar y cuánto vale la casa que quieres comprar. Con esa información, nuestra herramienta te permitirá visualizar todas las ofertas del mercado y, de un vistazo, conocer el interés que cobra cada una de ellas.

Ahora bien, nuestro comparador de hipotecas no se queda ahí. Si haces clic en los detalles de cada oferta podrás conocer, en detalle, muchas más características de cada hipoteca: por ejemplo, sus comisiones, la cantidad máxima que te deja solicitar o el plazo de devolución máximo que podrás establecer.

Cuando te decidas por una oferta de nuestro comparador de hipotecas, tan solo tendrás que hacer clic en el botón que indica “Ir a la oferta” para comenzar el proceso de solicitud y de contratación de esta.

¿Cómo puede ayudarte un simulador de hipotecas a calcular la cuota de tu hipoteca?

Antes de pedir financiación para comprar una vivienda, es esencial que eches cuentas para saber a cuánto ascenderá la cuota de tu hipoteca y si puedes permitirte pagar esa cifra. Incluso, una vez hayas contratado tu hipoteca, es posible que necesites calcular si algunas operaciones pueden resultarte ventajosas, como la amortización de parte de tu deuda mediante una reducción de tu cuota o del plazo acordado con tu banco.

En este sentido, te será muy útil contar con un simulador de hipotecas, tal y como te contamos en esa guía de ahorro. Esta herramienta te permitirá realizar algunos cálculos en tan solo unos segundos con tan solo disponer de cierta información. Lo más habitual es que la calculadora de una hipoteca te solicite datos acerca del interés inicial, el diferencial que aplica tu banco, las comisiones, el plazo de amortización y el porcentaje del precio de la vivienda que vas a financiar.

En la Red podrás encontrar varios tipos de simulador de hipotecas. Los más habituales son:

  • Los que funcionan como una calculadora de préstamos hipotecarios para conocer la cuota mensual
  • Las calculadoras de hipotecas que permiten estimar la cuota mensual en caso de que dispongas de un período de carencia
  • Los que determinan si es mejor amortizar anticipadamente reduciendo la cuota o el plazo
  • Los que calculan la TAE del producto que has contratado

¿Qué son las hipotecas?

Las hipotecas son productos de financiación pensados para la compra de una vivienda que cuentan con una gran complejidad: los intereses, las comisiones, las clausulas o los productos vinculados son solo algunas de las cuestiones que habrá que analizar para saber si una oferta hipotecaria se adapta a las necesidades específicas de un consumidor.

Este tipo de préstamos permiten que el consumidor disponga de una cantidad de dinero que tendrá que devolver en un plazo determinado de tiempo junto al pago de unos intereses. Ahora bien, a diferencia de un préstamo personal, los préstamos hipotecarios tienen una finalidad y una garantía específicas: están destinadas a la compra de una vivienda y, precisamente, ese inmueble es el que actúa como garantía para el recobro del dinero prestado.

Lo normal es que, en cualquier préstamo personal, las garantías que tenga la entidad sean los bienes presentes y futuros de su cliente. En cambio, los préstamos hipotecarios cuentan con una garantía mucho más firme, lo que permite que su interés sea más bajo que el que aplica, por ejemplo, un préstamo personal, y que el plazo de amortización y la cantidad prestada puedan ser superiores.

El interés de una hipoteca: ¿qué tipos hay?

Las hipotecas pueden aplicar tres tipos de intereses:

El interés de los préstamos hipotecarios es lo que determina cuánto pagarás a tu banco para que te preste dinero para comprar una vivienda. Eso sí, este tipo de interés hipotecario puede ser de distintos tipos y, para elegir el más adecuado a tus necesidades, es esencial que entiendas cómo funciona cada uno y cómo se calcula. Para ayudarte, en Kelisto analizamos los distintos tipos de interés de las hipotecas:

1) Hipotecas con interés variable

Las hipotecas a interés variable son las que se contratan con más frecuencia en España y copan la mayor parte de la oferta hipotecaria del mercado nacional. Se caracterizan porque cobran un interés compuesto por dos elementos: un índice de referencia (en la mayoría de los casos, el euríbor hipotecario) y un diferencial, que es un porcentaje fijado por la entidad y que se mantiene sin cambios durante toda la vida del préstamo.
La denominación de “variable” se explica porque el índice de referencia que se utiliza para el cálculo del interés del préstamo hipotecario se revisa regularmente: normalmente, una vez al año, pero, en algunos casos, una vez al semestre. Por tanto, una hipoteca a euríbor+1% podría empezar aplicando un interés del 1,5% (euríbor: 0,5%+diferencial: 1%) y, doce meses más tarde, si el índice hubiera evolucionado al alza, aplicar un 2% (euríbor:1% +diferencial: 1%).

2) Hipotecas con interés fijo

La principal característica de las hipotecas fijas es que aplican un interés que se mantiene sin cambios durante toda la vida del préstamo. Ahora bien, ese interés, normalmente, siempre es más alto que los intereses que ofrecen las que tienen interés variable.

Tradicionalmente, las hipotecas con interés fijo solían cobrar unas comisiones más altas que las de interés variable, permitirían financiar un porcentaje menor del valor de la vivienda que se quisiera comprar y ofrecían un plazo de amortización más corto. Sin embargo, a lo largo de los últimos años, su oferta se ha reactivado y cada vez son más las entidades que ofrecen este tipo de productos con unas características muy similares a las de los préstamos a interés variable.

3) Hipotecas con interés mixto

Los préstamos hipotecarios con interés mixto se caracterizan por combinar los tipos fijos y variables. Normalmente, este tipo de préstamos hipotecarios aplican un interés fijo durante sus primeros años de vida y, posteriormente, empieza a aplicar un tipo variable.

¿Cómo puedes saber el interés actual de las hipotecas?

Para calcular el interés actual de las hipotecas debes comenzar por elegir el tipo de préstamo que te interesa:

En el caso de las variables, para calcular a qué interés están las hipotecas deberás tener en cuenta el nivel al que se encuentra el Euríbor y sumar ese valor al del diferencial que te ofrezca cada banco.
Para las fijas, determinar a qué interés están las hipotecas no dependerá de ningún factor externo. Simplemente, tendrás que echar un vistazo a las ofertas de los bancos o visitar nuestro ranking mensual de hipotecas fijas más baratas.
En el caso de las mixtas, conocer el interés actual que tendrán es sencillo: lo complicado es saber cuál será su interés futuro. Para saber a qué interés están las hipotecas mixtas solo tendrás que consultar las ofertas de cada banco. El problema está en lo que ocurrirá después. Pasados unos años, te tocará pagar un interés variable (resultado de sumar el euríbor a un diferencial), pero la cifra exacta a abonar dependerá del nivel que el euríbor haya alcanzado en ese momento.

¿Qué aspectos hay que analizar para conseguir las mejores hipotecas?

El diferencial, las comisiones, los productos vinculados… Los préstamos hipotecarios son productos de financiación complejos y, dar con la mejor oferta, requiere de un análisis muy pormenorizado de cada una de sus características. Los rasgos a los que habrá que prestar más atención para dar con las mejores hipotecas son:

1) El interés:
Es el elemento que determina el precio que el cliente pagará por lograr disponer de dinero para la compra de una vivienda. En el caso de las hipotecas variables, el interés está determinado por el euríbor a un año, más un diferencial que aplicará cada banco.

2) La vinculación de productos
Es la contratación de productos extra que una entidad puede requerir para poder acceder a las mejores hipotecas y con el diferencial más bajo. Normalmente, esas rebajas en el diferencial se realizan a cambio de la contratación de productos como seguros de hogar, de vida y de protección de pagos; tarjetas; cuentas nómina; y planes de pensiones.

3) Las comisiones de apertura y estudio
La comisión de apertura permite compensar a la entidad por los trámites que efectuará para formalizar el préstamo y poner el dinero a disposición del cliente. Por tanto, es uno de los costes de las hipotecas más importantes. Suele ser un porcentaje sobre la cantidad que se haya pedido y ronda el 0,5%-1%.
La comisión de estudio sirve para pagar el coste de las gestiones y los análisis que haya realizado el banco para comprobar la solvencia del futuro hipotecado y para fijar los términos en los que se firmará el contrato. Si el préstamo no supera los 150.000 euros, va incluida en la comisión de apertura. Si no, se expresa con un porcentaje sobre la cantidad solicitada a la entidad.

4) La compensación por desistimiento
Es la comisión que las entidades aplican cuando un cliente decide cancelar anticipadamente su hipoteca y permite compensar a los bancos por pagar antes de tiempo una deuda que debía tener una vida más larga y que, por tanto, iba a generar más intereses. Las entidades no pueden cobrar más del 0,5% en los cinco primeros años de vida de las hipotecas y del 0,25% a partir de este plazo.

5) Las cláusulas
Son disposiciones del contrato hipotecario que pueden condicionar su funcionamiento. En los últimos años, las cláusulas suelo, por ejemplo, se hicieron muy populares ya que afectaron a un gran número de clientes que no podían beneficiarse de las bajadas del euríbor.

6) El porcentaje máximo de financiación
Es la variable que permite saber cuánto prestará el banco para comprar una vivienda. Se expresa en forma de porcentaje sobre el valor de tasación o de compraventa de un inmueble. La mayor parte de las hipotecas ofrecen hasta un 80%, aunque también existen algunas hipotecas al 100%.
Recuerda que este tipo de ofertas te permitirán disfrutar de más flexibilidad, porque no deberás tener unos ahorros muy elevados para poder comprar una casa. Sin embargo, las hipotecas al 100% también tiene ciertos riesgos, ya que tu deuda será mayor y, el plazo de devolución también podría ser excesivamente largo.

7) Los ingresos mínimos
Algunas entidades no solo comprueban la solvencia de sus futuros clientes analizando si tienen un contrato indefinido o si carecen de deudas. Para asegurarse de que serán capaces de afrontar los pagos del préstamo, muchas diseñan hipotecas con un salario mínimo exigido: es decir, el titular o titulares deberán acreditar que ganan una cierta cantidad para poder acceder a la financiación.

8) El plazo máximo de amortización
Es el período que dará una entidad para poder devolver la hipoteca. Lo más aconsejable es optar por plazos de amortización cortos. De esa forma, el consumidor podrá ahorrar en intereses. La mayoría de las hipotecas ofrecen plazos máximos de amortización de 30 años, aunque algunas pueden llegar a los 40.

9) Las garantías adicionales
Además de la garantía que representa la propia vivienda que se va a adquirir, algunos bancos pueden pedir a sus clientes que dispongan de garantías extra, algo muy habitual cuando la cantidad que se va a pedir es muy similar al valor del inmueble.

Si quieres analizar todas estas cuestiones de una forma rápida y sencilla, te recomendamos que visites nuestro comparador de hipotecas. Con esta herramienta podrás cotejar las condiciones de la gran mayoría de los préstamos hipotecarios del mercado y, si lo deseas, comenzar el proceso de contratación sin moverte de casa.

Consigue tu hipoteca con las mejores condiciones
sin moverte de casa Continuar
Continuar